Avisar de contenido inadecuado

El monismo (1º parte)

{
}

EL  MONISMO[1] 

Del griego monas, único, término creado por Christian Wolff (1659-1754) afirma la unidad total del cosmos; no habría diferencias numéricas ni específicas.

EL pluralismo (del latin pluralitas, multiplicidad) sostiene la multiplicidad de los entes, tanto numérica como específica. Ambas posiciones se dan tanto en el orden físico como en el metafísico y aún más en este último

EL monismo puede ser:

  1. Metafísico: si sostiene la unidad absoluta de lo real,
  • Sea negando la distinción entre sujeto y objeto (idealismo)
  • Sea negando la distinción entre el mundo y Dios (panteísmo)

 

  1. Físico: si sostiene la total unidad del mundo físico
  • Sea negando la distinción esencial de los entes físicos
  • Sea negando la distinción individual de estos entes

De ambos tipos de monismo en el pensamiento moderno es más notorio el monismo metafísico, que no deja de tener conexión con el monismo físico

El pluralismo puede ser:

  1. metafísico: si afirma la distinción entre los entes reales,
  • Sea afirmando la distinción entre sujeto y objeto (realismo)
  • Sea afirmando la distinción entre el mundo y Dios (trascendencia)
  1. Físico, si afirma la multiplicidad de entes físicos
  • Sea afirmando las distinciones esenciales de estos entes
  • Sea afirmando las distinciones individuales

 

Monismo hilozoísta

El hecho de que los vivientes posean un principio interior de actividad llevó a forjar la idea de que el universo entero sería un inmenso organismo: los astros, el Sol, la Luna, los vientos manifestarían este actuar inmanente. Todo lo material tendría vida: de ahí la denominación de hilozoísmo (de hylé: materia y zoé: viviente). Término introducido por Ralph Cudworth (1617-1688) Filósofo platonizante.

Podemos distinguir tres formas de hilozoísmo: la primera considera a la materia como viviente; la segunda piensa que el mundo posee un alma; la tercera llega a opinar que Dios sería el animador del universo.

  1. Conciben la materia como esencialmente viviente
  • En la antigüedad: los primeros jónicos que hacían del arch fundamental algo viviente: Tales de Mileto (624-548) ve en el agua el principio unificador; como creyó que “todo está lleno de dioses” y el agua está en todo y “el mundo está animado”, el agua sería viviente. Anaximandro de Mileto (610-547) propuso como principio lo indeterminado (apeiron que significa literalmente infinito o ilimitado, pero por el contexto indica que se trata de algo distinto de los elementos determinados) que sería “divino” por ser inmortal y en movimiento.

Anaxímenes de Mileto (585-526) pensó que el aire es el primer principio, siempre en movimiento y “divino”. Para Heráclito de Efeso (536-470) el principio sería el fuego siempre en movimiento, inteligente y divino, razón que gobierna todo el universo

  • En la Edad Media: David de Dinanto (1150-1210) identificó la “materia prima” aristotélica con Dios, ya que ambos carecen de “forma substancial”
  • En el siglo XX: Henri Bergson (1859-1941) intuyó la unidad del universo surgida de un impulso vital que es el fondo substancial de todas las cosas y que por su evolución creadora originaría todas las realidades del mundo físico. A esta concepción se acerca Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) para quien la materia posee un lado interior con un esbozo de conciencia que la impulsa a formas cada vez mas complejas originando la vida vegetal, animal y humana

 

  1. Conciben el mundo un organismo animado
  • En la antigüedad: Platón (427-347) describe en el Timeo (30c) al mundo como un inmenso viviente poseedor de un alma; comparte esta opinión Plotino (204-270) para quien toas las almas participan del alma cósmica; asumen esta teoría Jamblico (250-330) que hace del mundo un enorme animal y Calcidio (s. IV) influenciado por el platonismo, que afirma que el alma cósmica ha sido creada por Dios.
  • En la Edad Media: Bernardo de Tours (Bernardo Silvestre) (1100-1170) en la escuela de Chartres admite la teoría platónica de que el  mundo es un animal cuya alma es Entelequeia, creada por el Nous, el intelecto divino
  • En el Renacimiento: la idea de un alma del mundo es común entre los filósofos naturales: Cornelio Agripa de Nettesheim (1496-1535) Teofrasto BombastParacelso” (1493-1541), Girolamo Cardano (1501-1576); Bernardino Telesio (1509-1588), Francesco Patrizzi (1529-1576); Tomaso Campanella (1568-1639), etc.
  • En el siglo XIX: Gustavo Theodor Fechner (1801-1877) sostuvo que los entes son psicofísicos y participan de una conciencia universal

 

  1. Conciben que el animador del mundo es el mismo Dios, pero no lo identifican con el mundo como en el panteísmo (aunque guarda una estrecha relación con él)
  • En la antigüedad: con influjos heraclitianos (el logos-fuego seria divino), los primeros estoicos como Zenón de Kition (335-263) y Crisipo de Soles (281-208) según atestigua Diogenes Laercio
  • En la Edad Media: algunos platonizantes como Thierry de Chartres (+1153) afirmaron que Dios es la forma essendi del mundo; lo mismo que Clarembaldo de Arras (+1170) su discípulo; Guillermo de Shelley (1080-1145) admitió el alma del mundo que podría ser, o un principio inmaterial, o una fuerza natural, o el Espíritu Santo; pero quien llega al panteísmo es Almerico de Benes (1140-1206) al sostener que Dios es el principio formal de todas las cosas a las que da su misma existencia.

 

MONISMO MECANICISTA

Otras formas del monismo físico son las mecanicistas: explican el mundo corpóreo a la manera de una máquina (del griego mecanh, máquina): todo estaría compuesto por partículas materiales con diversa disposición y movimiento, consiguientemente no admiten la pluralidad específica de los entes aunque admiten la pluralidad numérica.

No todo mecanicismo es materialista: el materialismo excluye lo espiritual y entiende que el psiquismo es sólo una manifestación de la materia, mientras que el mecanicismo clásico se restringe a ser sólo una explicación de los cuerpos.

  1. Mecanicismo clásico: iniciado por Demócrito de Abdera (470-371) quien sostuvo que los cuerpos están constituidos por corpúsculos invisibles por su pequeñez, los átomos, dispuestos en maneras distintas y agrupados para formar las cosas; el alma es fuego constituido por átomos sutilísimos. Fue retomado, tras un eclipse intelectual por Epicuro de Samos (341-270) con leves variantes. La escuela epicúrea perduró por varios siglos para luego desaparecer. Revivió con el Renacimiento en algunos filósofos naturales como Girolamo Fracastoro (1483-1553) mecanicista aunque antiatomista, pero sobre todo en los cultores de la “nueva física”: Galileo Galilei (1564-1624), Pierre Gassendi (1592-1654), René Descartes (1596-1650), etc., que adoptan su explicación mecanicista del mundo corpóreo, aunque sostengan la espiritualidad del alma humana.
  2. Mecanicismo materialista: introduce el mecanicismo en el ámbito de lo psíquico, reduciendo todo lo real a lo material: Thomas Hobbes (1588-1678), Julien de La Mettrie (1709-1789), Paul Thiy D’Holbach (1723-1789), Ludwig Feuerbach (1817-1895), David Strauss (1808-1874), Gustav Vogt (1817-1895), Karl Marx (1819-1893), Joseph Moleschott (1822-1893), Ludwig Buchner (1824-1898), Ernest Haeckel (1834-1919), Louis Le Dantec (1869-1917). Esta forma de materialismo, negador de lo espiritual, debe ser tratada por la antropología filosófica.
  3.  


[1] BIBLIOGRAFIA: Ponferrada, G.: Filosofía de la Naturaleza, UCALP, 2004

{
}
{
}

Deja tu comentario El monismo (1º parte)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre